Navegar en Croacia - El viento

En el pasado, el viento era considerado una bendición, una fuerza benigna que empujaba a los marineros hacia descubrimientos en un tiempo en el que los hombres de mar dominaban los océanos. Los marineros no tardaron en familiarizarse con este elemento, que en su día tuvo mucha influencia en la vida de los lugareños.

Cada tipo de viento tiene sus propias características, que permiten predecir su intensidad, duración o la llegada de otro viento diferente. Un buen conocimiento del viento nos habilita para saber buscar el mejor y conseguir que nos lleve a nuestro destino.
Los vientos del Adriático son generalmente originados por diferencias de temperatura entre la tierra y el mar, o por la existencia de distintos niveles de presión en el aire. Las corrientes de aire y los cambios de aire frío a templado logran llenar continuamente las velas de los barcos. Se trata de los vientos 'Burin' y 'Mistral'.
Si hemos asistido a una correcta transición entre el Mistral diurno y el Burin nocturno significa que el tiempo permanecerá estable. Los cambios abruptos en la presión del aire anuncian vientos fuertes que merece la pena evitar dirigiéndose a cualquier puerto o bahía protegida.

La llegada de un tipo de viento concreto, bueno o malo, puede ser reconocida por marineros experimentados, que se guían por las nubes y los atardeceres. . Un cielo despejado y un atardecer de colores muy vivos es signo de buen tiempo. Sin embargo, un atardecer de tonos pálidos anuncia un empeoramiento del tiempo. Pequeñas nubes de silueta encrespada sobre las colinas de las islas significan que se acerca el Mistral y, por lo tanto, buenas condiciones para navegar..
Por el contrario, las nubes que envuelven las cimas de las montañas anuncian la llegada del Bura, que precede a fuertes vientos y require mucha precaución por parte de los marineros.

Sin embargo, los meteorólogos preferidos para muchos hombres de mar son los delfines. Aunque en un principio proporcionan un cuadro espectacular para los navegantes, su presencia precede a un empeoramiento del tiempo, que suele llegar un par de días más tarde. La dirección desde la que vienen los delfines suele ser la misma desde la que llegará el mal tiempo.

En verano, el Mistral es el tipo de viento más común. Debido a que sopla siempre en la misma dirección de manera uniforme y a su efecto refrescante, este viento ha llegado incluso a condicionar el trazado urbano de la vieja Dalmacia. Sus calles se abren en dirección al Mistral para permitir que la brisa pueda circular por toda la ciudad.

Para navegar de manera correcta y dominar los vientos, es necesario conocer su tipología y características, ya que hay que asegurarse de que empujarán las velas del barco de la manera deseada..

La region del Adriático comprende 8 grandes grupos de vientos.

El Bura es un viento impredecible que sopla del noroeste, empujando desde la tierra hacia el mar. Sopla a través de ráfagas y es a la vez frío y seco, de modo que purifica la atmósfera. La visibilidad después del Bura es excelente, ya que el cielo queda limpio y soleado.
Navegar con el Bura es muy emocionante, aunque requiere también muchísima precaución -dependiendo de la preparación del barco y de la de la tripulación. Como recuerda un viejo proverbio marinero, 'El Bura dice: '¡Cuando yo navego, no naveguéis!'. Una de sus características son las altas olas con crestas blancas, que se suceden muy rápido y crean dificultades para navegar. Las pequeñas gotas de agua formadas por este viento crean atmósferas brumosas que reducen significativamente la visibilidad. Sin embargo, el Bura también tiene su lado bueno. Gracias al aire seco que arrastra, contribuye a que el famoso jamón 'pršut', que se cura al aire libre y constituye una de las especialidades del Adriático, adquiera ese sabor tan característico.

El Jugo es un viento de fuerza moderada procedente del sudoeste. Cálido y húmedo, sopla desde el mar hacia la tierra. Aparece a lo largo de la costa en cualquier estación del año, aunque en verano es algo menos frecuente. Este tipo de viento, que se fortalece gradualmente, produce amplias y silenciosas olas sin espuma, que golpean la orilla y regresan al mar con un rugido.
El Jugo ofrece a los navegantes dinámicos la posibilidad de alcanzar velocidades trepidantes. Por otro lado, no está de más recordar que los peces suelen picar el anzuelo cuando sopla el Jugo.

El Mistral es un viento típico del Adriático en verano. Sopla desde el noroeste y trae consigo un tiempo agradable y calmado. Este tipo de viento, muy apacible, comienza a soplar al alba y dura hasta el atardecer. En verano, proporciona un efecto refrescante trayendo aire sano, fresco y limpio desde mar adentro. Sopla con fuerza moderada, lo que le convierte en un viento muy propicio para navegar, ya que abraza con suavidad al velero.

El resto de los vientos pueden tener mayor o menor importancia para los habitantes del Adriático pero, en el mar, son bastante favorables a los navegantes. (¡Puede que el rumor de estos vientos se le grabe en la memoria, recordándole siempre su inolvidable verano!)

Tramontana - viento refrescante del norte que anuncia buen tiempo.
Grego - se trata de un viento del noreste, que sopla con fuerza moderada o intensa, y que trae consigo tiempo seco y despejado, además de refrescar el agua del mar.
Levante - viento procedente del este que sopla en días nublados, húmedos y lluviosos.
Oštro - viento cálido y húmedo procedente del sur.
Lebić - viento cálido y seco, procedente del sudoeste, que sopla en el Adriático después del Jugo, nivelando las olas en los puertos que no tienen mucha profundidad.